El cocido madrileño se desarrolla en su modalidad de tres vuelcos, destacando la cuidadosa materia prima utilizada para la elaboración del mismo, ideal para su degustación en grupo. Se realizan por encargo y todos los sábados.

El blog gastronómico Cocido Madrid ha hecho una reseña de nuestro cocido:

Después del descanso estival estábamos impacientes por retomar la temporada de cocidos.
Para la vuelta al cole hemos elegido el restaurante Ribera Navarra del que, aunque lleva poco tiempo abierto, ya hemos recibido buenas referencias sobre su cocido madrileño.
Ribera Navarra se encuentra ubicado en la calle Málaga nº 3, 28003 Madrid. Es una perpendicular a las calles Zurbano y Fernández de la Hoz y paralela a José Abascal.
Nos han comentado que la página web está actualmente en creación y la reserva de cocido se realiza por encargo, al teléfono del local 91-5996135 ó al móvil 699 204 662 (Luis).

Nuestra visita la hicimos coincidir con un fin de semana de jornadas sobre cocido madrileño que habían organizado, y creo que ya han montado alguno más.

Vayamos ya con la crónica de la sesión.

Para hacer tiempo mientras se sirve el cocido presentan como entrante un plato con chistorra.

RiberaNavarra_Chistorra-1024x576

El cocido se sirve en tres vuelcos.

El primer vuelco se presenta en sopera, con una cantidad generosa de sopa de la que cada uno se puede servir la cantidad deseada. El caldo, con un gran color, hacía presagiar buenas sensaciones como después pudimos comprobar.

RiberaNavarra_Sopera-1024x576

La sopa, con un sabor realmente intenso y sin exceso de grasa, tenía el punto justo de fuerza, esto, junto con los fideos de grosor medio, hacía un conjunto realmente conseguido. Como además se podía repetir los comensales dieron buena cuenta.

RiberaNavarra_Sopa-1024x576

Como acompañamiento unas guindillas no demasiado picantes

RiberaNavarra_Piparras-1024x576

El segundo vuelco se presenta en dos bandejas, una con los garbanzos y otra con lasverduras.
Los garbanzos pedrosillanos, además del buen punto de cocción tenían un notable sabor, fruto de la cocción con el resto de ingredientes.

Como siempre suele pasar, la sopa no engaña y en este caso así era.

RiberaNavarra_Garbanzos-1024x576

La bandeja con las verduras reunía las patatas, zanahorias y repollo. Todo ello con un buen grado de cocción y sabor. Resaltaba el rehogado del repollo sin pimentón. Un par de minutos más de rehogado tampoco hubieran venido mal, aunque esta es una cuestión de gusto personal.

RiberaNavarra_Verduras-1024x576

Para redondear, el tercer vuelco que pedimos acto seguido para poder unirlo al segundo.
Una gran bandeja de viandas entre las que se podía encontrar el pollo, el jamón, la morcilla, elmorcillo, el chorizo, el relleno y el tocino sin veta. Se agradece que todos los componentes vengan en raciones individuales para evitar malentendidos.

Del conjunto todo rayaba a gran nivel. Con un tocino bastante jugoso y sobresaliente como director de orquesta, el resto de ingredientes no desmerecían en absoluto. El jamón y el morcillo muy jugosos. El chorizo de buena calidad y sabor. La morcilla, presente. Se insiste en incluirla. El relleno, aunque algo más denso de lo deseable, estaba también bastante sabroso.

RiberaNavarra_Carnes-1024x576

Para regar el conjunto elegimos una botella magnum de vino navarro (Príncipe de Viana) con una relación calidad-precio más que aceptable.

El precio del cocido por persona es de 22 euros. Un precio razonable para el conjunto que habíamos disfrutado.

Como resumen podemos decir que es un agrado seguir descubriendo lugares que merecen la pena por su intención de mimar lo nuestro y que lo hace con la profesionalidad que es necesario. Ribera Navarra está ya en ese lugar y, por lo que pudimos saber, tienen intención de seguir mejorando. Con estas credenciales no es de extrañar hayamos decidido ponerles por méritos propios dentro del selecto grupo de los cocidos que hay que probar.

Si son aficionados a esto, Ribera Navarra debe ser una parada obligatoria. Les invito a que lo comprueben.

Nota final: Muy alto